Escape Buenos Aires desarrolló un sistema para la interacción recreativa en equipo en las compañías, ofreciendo una experiencia distinta donde se ejercita tanto la mente como el trabajo en grupo.

En un escenario tan distanciado como el que estuvimos viviendo y seguimos atravesando, es vital contar con cierta conexión más allá de las tareas designadas.En este contexto, Escape Buenos Aires desarrolló un sistema para la interacción recreativa en equipo en las compañías. El objetivo de esta actividad es poder resolver enigmas con distintos niveles de dificultad a lo largo de 60 minutos en una sala de Zoom, siguiendo la temática que la empresa elija, acompañado por un experto de Escape Buenos Aires para guiarlos y conducir el evento.

“En momentos en donde muchas empresas buscan retener talento y generar el sentido de pertenencia, contar con herramientas alternativas, resulta fundamental. Por eso, a través de las salas de escape virtuales, entregas semanales de enigmas gratuitos mediante nuestro newsletter y estrategias de team building, se busca desarrollar y potenciar las habilidades personales y sociales trabajando con elementos de incertidumbre, realidad, riesgo, planeamiento y esfuerzo, a través de los cuales se lleva a diferentes ambientes los desafíos que se generan en el trabajo diario.”, detalla Adrián Estoup, fundador de Escape Buenos Aires.

La idea se generó en plena cuarentena. Siguiendo la línea de desarrollos del juego para eventos y team building, se logró una importante convocatoria a lo que fue una prueba piloto con distintas compañías para testear la actividad sin cargo. Estas demos llevaron a que Escape Buenos Aires logre ampliar su cartera de servicios y desarrollo de salas de escape virtuales para empresas como Arcos Dorados y Mercado Libre. Tanto ellos como otras veintitrés empresas disfrutaron de una hora de entretenimiento, trabajo en equipo y del hecho de poder encontrarse en un ámbito distinto para poder verse a través de la pantalla y jugar.