Martín Lucia es Director de Recursos Humanos de Alsea Cono Sur, que posee, según el país, las marcas Burger King, Starbucks P.F Chang’s y Chilli’s. 2020 fue un año desafiante y se potenció el proceso de integración desde Recursos Humanos.

Martín Lucia es Licenciado en Administración de Empresas e ingresó al mundo de los recursos humanos luego de pasar por distintas áreas en las empresas donde estuvo, lo que le da una mirada más holística dentro del sector. Ingresó a Alsea hace 14 años y en la empresa desarrolló las áreas de recursos humanos de las distintas operaciones y por áreas de marcas. El año pasado, el área intensificó su proceso de transformación cultural e integración, a la vez que generó, entre otros,  un programa como Alianzas, que obtuvo un Premio Persona el año pasado, pensado para resolver problemas generados por la situación de pandemia.

¿Cuáles son los objetivos del proceso de integración que están llevando a cabo en la región en las áreas de Recursos Humanos?

MARTÍN LUCIA: El proceso de integración de Alsea, que se venía trabajando desde antes de la pandemia, pero esta lo impulsó con mucha más fuerza. Los objetivos son, por un lado, tener un centro. Hay un objetivo de lograr eficiencias y sinergias, potenciarnos en la multiculturalidad y fue un proceso que se disparó en mayo del 2020 pero que seguimos trabajando y lo venimos trabajando por etapas. Hoy, en Cono Sur, tenemos una operación de 450 locales, 8500 personas, con cuatro marcas que operamos. La idea es conectar a las marcas para poder lograr sinergias, poder aprovechar esa multiculturalidad, y las distintas locaciones y las personas dentro de la región.

¿Esta integración maneja de manera centralizada las operaciones de los distintos países?

MARTÍN LUCIA: El objetivo es tener un centro compartido a nivel regional, con centros de soporte en los distintos países. Hoy, recursos humanos está completamente regionalizado, Hay un área de cultura, comunicaciones y sustentabilidad, un área de talento, un área de compensaciones, beneficios y eficiencia estructural, un área de HRBP y áreas de recursos humanos marca por marca. Bajo esa estructura hay mucho trabajo de planificación y de homologación de políticas, siempre atendiendo las particularidades y la multiculturalidad, atendiendo que hay cosas que se viven en Starbucks y quizás no se vivan en Burger King, o viceversa, pero estamos en ese proceso de homologación de las políticas más cross de recursos humanos que atraviesan todo, y probablemente, en lo que tiene que ver con lo cultural, si el 2020 fue adaptación, el 2021 para nosotros es transformación. Hemos trabajado muchísimo en procesos de transformación cultural aprovechando este impulso.

¿Qué otros aspectos abarca la transformación cultural?

MARTÍN LUCIA: Bueno, lo que tiene que ver con liderazgo ha cambiado rotundamente, la forma de liderar, sobre todo en los centros de soporte, porque hoy la gente requiere otro tipo de cercanía, de calidez, de sensibilidad, por la situación que se está viviendo. Además, lo que tiene que ver con programas de bienestar, que viene a entender cuáles son las nuevas dinámicas de trabajo y, en función de eso. adaptar los entornos donde se trabaja, la casa, la oficina, y ver cómo se complementan esos ámbitos, lo mismo en las tiendas. Hay un programa muy robusto en términos de cómo balancear esos esquemas ya que es todo muy nuevo.

¿Qué alcance tienen las políticas de diversidad?

MARTÍN LUCIA: Tienen un alcance regional. Por supuesto que es un proceso que requiere tiempo y es educativo, fundamentalmente, donde siempre estamos en versión beta de aprendizaje continuo. Hoy estamos trabajando con una comisión de diversidad a nivel Cono Sur con dos fundaciones que nos acompañan, Ilusión Viril y Pride Connection, con un equipo interno que se enfoca en distintos pilares, que van desde una radiografía de género para entender qué es lo que sabe la gente en materia de diversidad, qué es lo qué entiende, hasta tener talleres específicos, poder hablar con un lenguaje inclusivo y distintas variantes educativas. Hoy ese programa es parte de todo este proceso de transformación cultural en Cono Sur.

En cuanto a la atracción de talento, ¿cuáles son las capacidades que buscan?

MARTÍN LUCÍA: Tenemos un perfil muy joven, sobre todo en Starbucks y Burger King. En lo que tiene que ver con empleabilidad nosotros tenemos un impacto muy fuerte en el empleo joven y en la formación porque, en general, los chicos que ingresan no tienen experiencia previa, y no la requerimos, porque tenemos programas de formación bastante robustos, no solamente en materia técnica, para poder tener las distintas certificaciones que se van logrando, atravesando por distintas estaciones de trabajo y generando carrera dentro de la empresa. Tenemos muchísima tasa de estudiantes y quizás promedian o terminan una carrera y pueden entrar a hacer carrera en el rubro en el que quieren desempeñarse. Hay planes de desarrollo no solamente haciendo carrera dentro de una tienda hacia una escala de liderazgo, sino que tenemos muchos chicos que vienen de las operaciones y trabajan hoy en recursos humanos, en marketing, en finanzas. Es una primera oportunidad para empezar a conocer la tarea desde adentro. Trabajamos en la empleabilidad y en la formación. Este nuevo contexto, además, nos hizo cambiar los procesos de atracción, digitalizándolos, generando herramientas que nos ayuden a agilizarlos. Estamos muy contentos y orgullosos con los perfiles que tenemos internamente y sabemos que cumplimos un rol importante en la comunidad.