La generación conformada por los nacidos a partir de 1995 prioriza salir de la zona de confort y el equilibrio vida-trabajo.

Aquello que en generaciones previas era visto como una virtud, permanecer en un mismo empleo casi toda la vida laboral, hoy se percibe de un modo diferente gracias a las transformaciones en el mundo del trabajo. La Generación Z y los centennials han pateado el tablero: ahora la rotación laboral no está mal vista sino que, además, se considera un valor y se reconoce como la capacidad de adaptarse fácil y rápidamente en un contexto cambiante.

Con el paso de los años, el promedio de años en cada empleo ha caído considerablemente, según una encuesta elaborada por Deloitte. Si bien no todos los casos son iguales, es común considerar los siguientes años de permanencia en un empleo, según las diferentes generaciones:

Baby Boomers (1946 -1960): 20 a 30 años promedio en cada trabajo
Generación X (1961 - 1981): 8- 10 años promedio en cada trabajo
Millennials (1981 - 1994):2-5 años promedio en cada trabajo
Centennials (1995-presente): Se estima que será de 6-8 meses promedio en cada trabajo

Según el periódico The Independent, el 43% de los millennials planean cambiar de trabajo en los próximos dos años, y solo un 28% piensa permanecer en sus trabajo más de dos años. Si bien el salario se cita en el informe como un factor de peso a la hora de cambiar de trabajo, los protagonistas declaran que se debe mayormente a que no están de acuerdo con la ética de las empresas o sus prácticas.

“Además de no estar motivados y de necesitar nuevos desafíos constantemente, esta nueva generación no se siente interpelada por el mandato de “vivir para trabajar”. Prefieren un trabajo flexible, donde no tengan que estar obligadamente de 9 a 18, y que exista un equilibrio atractivo entre vida y trabajo”, comenta Sebastián Siseles, Vicepresidente Internacional de Freelancer.com.