Una investigación realizada por Mercer Marsh Beneficios reveló que los tres principales factores de riesgo para los empleados a nivel global siguen siendo el riesgo metabólico y cardiovascular, la alimentación y el emocional/mental.

El estudio de Mercer Marsh Beneficios para la Encuesta Global de Tendencias Médicas 2018 recomienda la adopción de estrategias integradas de salud y bienestar, basadas en funciones digitales y de datos más sólidas, será un factor crítico para gestionar los crecientes costos de los programas de beneficios para la salud otorgados a la fuerza laboral.

Según Liana Attard, Partner, Directora de Consultoría para Asia, Mercer Marsh Beneficios, señala que, desafortunadamente, los empleadores tardan en darse cuenta de los riesgos relacionados con la salud mental, ya que menos del 50 por ciento de las aseguradoras y de los respectivos planes médicos otorgados por las empresas brindan acceso a asesoramiento personal.

Estas son algunas recomendaciones de Attard para mejorar la salud mental de los empleados.

Entrenamiento de mindfulness (o atención plena): Mediante la implementación del entrenamiento de mindfulness en el trabajo, los empleados podrán manejar el estrés de manera eficaz, incrementar la productividad en la oficina, mantener una mayor concentración y experimentar una mejora de su salud en general. Sin embargo, ¿qué es exactamente el entrenamiento de mindfulness? Se trata de una técnica de meditación cuyo objetivo es enfocar la mente en el momento presente, lo cual mejora la capacidad de un empleado para trabajar en las tareas diarias y encontrar un equilibrio.

Programas de fitness: Los beneficios para la salud de hacer ejercicio se encuentran bien documentados, pero también es una forma efectiva de mejorar tu salud mental. El ejercicio libera endorfinas que hacen que las personas se sientan felices. Se recomienda a los empleados que se sienten estresados, deprimidos o con ansiedad que realicen ejercicios durante 30 minutos varias veces a la semana.

Horario de trabajo flexible: Trabajar desde casa y con horarios de trabajo flexibles otorga a los empleados la libertad necesaria para mantenerse motivados. La flexibilidad les permite tomar un descanso y reduce el riesgo de agotamiento. Trabajar desde casa puede reducir el estrés de los empleados que tienen hijos, ya que gozan de la flexibilidad de satisfacer las necesidades que conlleva tener una familia. Estos factores y otros más aumentan el entusiasmo de los empleados y ayudan a reducir el ausentismo.