Se trata de un estudio llamado Workmonitor que releva las expectativas, estados de ánimo y comportamiento de los empleados de 34 países, incluido Argentina.

Los resultados de la encuesta llevada a cabo durante el primer trimestre del 2019 por la empresa de servicios en Recursos Humanos Randstad establecen que solo el 18% de los colaboradores argentinos carece de una instancia de evaluación de performance en su trabajo.  Al indagarse sobre la periodicidad en que son evaluados, el 23% de los trabajadores argentinos indicaron tener evaluaciones de desempeño con una frecuencia anual; el 22%, mensual; el 14%, trimestral; el 13%, semanal y el 10%, semestral.

Del estudio también se desprende que, si bien el 79% de los colaboradores considera que la evaluación de desempeño es una instancia para que los jefes den una devolución formal de la performance de sus dependientes, el 82% de los trabajadores afirma que estos procesos les permiten mantener una conversación abierta y franca con su superior al ser evaluado.

Además, el 57% de los empleados argentinos asegura que en su organización se los alienta a dar feedback a sus jefes por fuera de la evaluación de desempeño habitual, mientras que el 71% afirma que puede y se siente cómodo proporcionándole feedback a su superior así como recibiendo devoluciones sobre su desempeño y el 65% de los participantes también asegura que en sus lugares de trabajo se los alienta a proporcionar feedback entre colegas en todo momento.

Con respecto a la forma en la que los colaboradores comparten sus comentarios y devoluciones, el estudio revela que en la Argentina el 55% de los consultados da su feedback en persona; el 11% lo hace a través de encuestas online; el 11% recurre a una devolución por escrito; 2% utiliza otras vías y el 21% restante no es consultado al respecto dentro de sus organizaciones.

En relación a los resultados arrojados por el informe, Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, sostuvo: “En medio de tantos cambios en el mundo del trabajo, las empresas están hoy pasando de procesos de evaluación tradicionales a herramientas y sistemas más horizontales y periódicos, utilizando el feedback en tiempo real para lograr conversaciones significativas y enfocadas en el desarrollo del talento de su gente. Este nuevo enfoque busca que todos los empleados tengan la oportunidad de recibir y brindar devolución regularmente para mejorar su desempeño, algo que las herramientas de evaluación tradicionales no ofrecen".