La Directora de Recursos Humanos de L'Oréal Argentina cree que el comienzo de las clases llevará a la gente a las oficinas; además, comenta cuáles fueron las acciones para cuidar y capacitar a los líderes en la pandemia.

Talento & Empresa: ¿Qué políticas están aplicando en el regreso a las oficinas? ¿Incide la vacunación?

Verónica Vatausky: Estamos todavía en un esquema voluntario, en el que cada uno puede decidir en qué momento y qué días viene. Para nosotros es muy importante que la gente esté cómoda y tranquila. Hicimos un proceso largo para llegar a estar hoy hablando con vos desde esta oficina. Lo más importante, desde el principio de la pandemia, fue cuidar a la gente. Desde Recursos Humanos, cuando se abrió la posibilidad de pensar en algún tipo de presencialidad, tuvimos entrenamientos online para todo el mundo: cómo tengo que volver, cuáles son los protocolos, eso fue muy importante. Obviamente con un esquema de aforo mínimo, en burbujas, según las divisiones de negocios que tienen días asignados, porque fue la misma gente la que empezó a decir que quería la burbuja donde estaba su equipo, porque también quería volver a reunirse. Hay situaciones que se dan mucho mejor en la presencialidad. Las oficinas están abiertas para los colaboradores, con esquemas estrictos de cuidado. Con respecto a la vacunación, no llevamos ningún registro ni les pedimos a las personas ningún pase sanitario; entendemos que es una posición personal y, mientras las normativas del país no lo consideren obligatorio, no estamos exigiendo nada; esto es una política no solo de Argentina, sino que el Grupo L'Oréal lo mantiene en todos los países donde está presente.

T&E: ¿Cómo pensás que sigue?

VV: Ya lo estamos viendo ahora que empezaron las clases, empieza a venir más gente. Antes, tal vez, había que quedarse en casa porque estaban los chicos; después vino el verano y los chicos no tenían actividades, pero ahora los colaboradores están volviendo. Creo que para ciertas reuniones el mismo equipo va a querer hacerlas de manera presencial, porque funcionan mejor. Estamos todavía en una etapa que no es el final, creo que la presencialidad va a volver, no como la conocimos antes de la pandemia, pero veo que las personas tienen más ganas de venir y juntarse. En un almuerzo con tus colegas de trabajo resolvés 28 llamadas; a eso me refiero con que creo que la vuelta al colegio es lo que va a ir haciendo volver a la gente, con flexibilidad, porque hoy por hoy como empleador es una clave ser flexibles, pero hemos vuelto.

Contener a los líderes

“Con respecto a la vacunación, no llevamos ningún registro ni les pedimos a las personas ningún pase sanitario; entendemos que es una posición personal y, mientras las normativas del país no lo consideren obligatorio, no estamos exigiendo nada”.

“Creo que para ciertas reuniones el mismo equipo va a querer hacerlas de manera presencial, porque funcionan mejor”.

“Lo primero que hicimos fue contener a los líderes, porque vos no podés pretender que quienes gestionan equipos puedan contener, escuchar y empatizar si nadie los cuida”.

“Cuando vamos a ver los roles de liderazgo, en L'Oréal están casi en un 50% o 60% ocupados por mujeres. Hoy en nuestro Comité de Dirección, de las cuatro unidades de negocios, dos están lideradas por mujeres, y el equipo de digital está liderado por una mujer”.

 

T&E: Toda esta situación impactó mucho en las modalidades de liderazgo y en las necesidades de autonomía y empoderamiento.

VV: Creo que la pandemia fue como la gran universidad de liderazgo, en el sentido de que lo que en años de capacitación promulgaba y promovía en los cursos de liderazgo, en estos dos años hicimos un MBA sobre convertirnos en líderes empáticos, que tienen que dar autonomía y dejar a los equipos crear. La pandemia puso en jaque a los líderes. ¿Qué hicimos desde L'Oréal? Lo primero que hicimos, y en lo personal estoy orgullosa del equipo que fue el que generó esto, fue contener a los líderes, porque vos no podés pretender que quienes gestionan equipos puedan contener, escuchar y empatizar si nadie los cuida. Entonces lo primero que hicimos fue cuidarlos a ellos. Me acuerdo de que teníamos, en aquel momento, en marzo 2020, todo el presupuesto de capacitación ya puesto en el hotel, en los eventos, entonces pensamos cómo reubicarlo. Trabajamos con una consultora y 30 coaches, y le pusimos a cada manager, a cada líder, un coach a disposición. No pusimos al coach a disposición de lunes a viernes, lo pusimos de lunes a lunes, porque era la época en la que no teníamos horarios, en la que nos poníamos las call una atrás de la otra, hasta que vinieron las pausas activas y demás. Lo que descubríamos es que la gente agendaba esos encuentros con el coach los fines de semana, porque era cuando se relajaba; eso también nos daba el termómetro de que no podía seguir así. Entonces, lo primero fue contener a los líderes, darles herramientas, espacio, para que ellos pudieran, a su vez, encontrar una manera de conexión y trabajo con los equipos. Después fuimos convirtiendo los entrenamientos que teníamos pensados como presenciales a virtuales, aprendimos que los entrenamientos virtuales no podían durar más de dos o tres horas, porque el nivel de atención no se mantenía; pero lo que más aprendimos como líderes fue a empatizar, nos metimos en la casa de las personas, tuvimos la oportunidad de conocer sus familias, niños, entonces eso nos volvió más humanos y nos conectó más, a pesar de que no podíamos estar físicamente cerca. Eso fue lo más importante que aprendimos desde el mundo del management; fue como el cachetazo que nos faltaba para darnos cuenta de que los estilos de liderazgo necesitaban nuevos aires.

 

T&E: En diversidad en general se habla de género, pero está también el tema de las edades, ¿hacen algún trabajo en el tema generacional?

VV: L'Oréal es una empresa que trabaja mucho la diversidad en género y es donde formalmente el grupo tiene más desarrollados los programas a nivel global, pero es una empresa donde la diversidad se vive y se respira por el tipo de producto que nosotros comercializamos. Hoy por hoy no tenemos ningún tipo de traba o de filtro, ni en el momento del reclutamiento ni en el momento de las promociones, es algo que se da bastante naturalmente. Yo me sumé a L'Oréal hace cinco años y si hubo algo que me llamó la atención fue justamente eso. Tal vez yo venía de otras industrias, quizás diferentes, pero me parece que es algo que se vive muy natural. Por ejemplo, nosotros en L’Oréal Argentina, en términos de edad, somos bastante diversos y, si tenés la posibilidad de irte a visitar las oficinas de París, te das cuenta de que conviven muchas generaciones, y creo que es lo que también enriquece. 

 

T&E: En temas de gap de género, ¿cómo están?

VV: L'Oréal es una empresa muy atractiva para mujeres. Cuando publicamos una vacante son muchas las postulaciones que recibimos de mujeres. Es interesante que cuando vamos a ver los roles de liderazgo, en L'Oréal están casi en un 50% o 60% ocupados por mujeres. Hoy en nuestro Comité de Dirección, de las cuatro unidades de negocios, dos están lideradas por mujeres, y el equipo de digital está liderado por una mujer. En términos de brecha salarial, el grupo trabaja a nivel global con una herramienta que lo monitorea y estamos tranquilos de que no hay una disparidad de brecha salarial. Cada vez más tratamos de trabajar para la igualdad de género. En este sentido, te cuento que en diciembre lanzamos la licencia de segundo cuidador, donde sabemos que la ley todavía está un poco demodé respecto de los tiempos que corren, y nosotros acompañamos al segundo cuidador con más de dos meses de licencia, que son obligatorias.

 

T&E: Ya hablamos de empatía, pero ¿qué otras capacidades son necesarias hacia el futuro?

VV: Creo que la agilidad de aprendizaje o la agilidad para desaprender, para alguien que quiera crecer en una organización, crecer en L'Oréal, es clave y tiene que ver también con la habilidad de ser flexible, para entender que no necesariamente tu equipo trabaja de 9 a 18, que hay gente que funciona mejor levantándose a las 5 de la mañana y haciendo el reporte. Así es. Como habilidades duras, se están valorando mucho los perfiles analíticos, que rápidamente pueden hacer lecturas de datos y sacar conclusiones, cruzar variables, que rápidamente, viendo datos, puedan generar insights o ideas; ellos son muy valorados. Personas que sepan trabajar en equipos diversos, porque hoy por hoy la virtualidad nos permite armar un equipo con una persona de París, de India, de México y trabajar todos juntos.

 

T&E: ¿Pasa mucho esto de colaborar entre distintos mercados?

VV: La pandemia nos acercó mucho. Antes de la pandemia, había ciertas reuniones; por ejemplo, la reunión internacional de recursos humanos, donde iban solo los directores. Ahora se hace la reunión de recursos humanos y es como si fuera una feria donde vos te anotás a distintas charlas y donde se puede anotar incluso el último analista de recursos humanos. Eso me parece muy interesante, tira barreras y permite acceder a los países tal vez más pequeños o a los que un pasaje de avión les cuesta más.