La Coordinación de Género y Diversidad abordará problemáticas vinculadas a perspectiva de género, diversidad e identidad de género, discapacidad y violencia.

El viernes 5 de marzo Aerolíneas Argentinas realizó  dos importantes anuncios vinculados a su cultura organizacional y las políticas de igualdad de género: la modificación del código de vestimenta para las tripulantes de cabina, trabajadoras de tráfico y ventas y la creación de la Coordinación de Genero y Diversidad.

El código de vestimenta indicaba, en el caso de las tripulantes de cabina, que debían utilizar pollera y zapatos de taco alto durante el despegue, el aterrizaje y en los momentos de circulación por los aeropuertos. Para el resto del servicio, es decir, la atención a bordo de los pasajeros y pasajeras, podían utilizar pantalón y zapatos con taco de menor altura.

A partir de ahora, todas las trabajadoras de Aerolíneas Argentinas que vistan uniforme podrán optar, según su deseo y comodidad, por cualquiera de estos usos en cualquiera de las etapas de la prestación del servicio.

Respecto a la creación de la Coordinación de Género y Diversidad, la misma estará integrada por una coordinadora y por diferentes mesas de trabajo conformadas por referentes de las diversas áreas de la compañía y representantes de las asociaciones gremiales aeronáuticas. Estas mesas, estarán agrupadas de acuerdo a las siguientes problemáticas:

-           Perspectiva de Género:  estará enfocada en superar las barreras culturales que han impedido que el desarrollo profesional de las mujeres sea equitativo, estableciendo acciones para garantizar la igualdad en el acceso a puestos laborales culturalmente masculinos.

-           Diversidad e Identidad de Género: dirigida a promover la inclusión y desarrollar acciones que permitan cumplir con la Ley 26.743 de Identidad de Género.

-           Discapacidad: detectar acciones que permitan que la Empresa se convierta en un ámbito inclusivo tanto a nivel externo como de cara a los pasajeros.

-           Violencia: Tratar casos de violencia en el trabajo o hacia las mujeres. Promover acciones de capacitación en línea con la Ley. 27.499 (Conocida como la Ley Micaela).