Por Jorge Habif, Director de Recursos Humanos de La Caja.

En el contexto actual, en el que las organizaciones tienen estrategias de negocio 100% enfocadas en el cliente, el management se ve afectado por un desafío muy importante, trasladar la excelencia hacia adentro, o mejor aún, trabajar internamente para que esta potencie lo que se ofrece hacia afuera.

Con esta visión, las compañías, sea cual sea el rubro, deben enfocarse en el bienestar del empleado, buscar constantemente nuevas maneras de implementar mejoras para que se sienta cada vez más a gusto y pueda desempeñar sus funciones en un ambiente acogedor y, a la vez, desafiante.

Ante este escenario, el clima laboral se transforma en uno de los pilares. En La Caja, entendemos que es un factor trascendental al momento de la incorporación de nuevos empleados, pero por sobre todo en el proceso de fidelización de los actuales, ya que impacta directamente en el día a día de cada uno de ellos y será la razón por la cual nos sigan eligiendo. Será el factor que nos permita establecer una relación compañía-empleado a largo plazo, definiendo un plan de carrera claro y realizable, con objetivos alcanzables a fin de aumentar la motivación de cada integrante.

En nuestra empresa nos encontramos en la constante búsqueda de oportunidades para mejorar nuestro servicio, tanto con nuestros clientes como con nuestros empleados. Es por eso que a lo largo del año realizamos una serie de acciones que nos permitieron brindarles posibilidades de perfeccionarse a cada uno de los miembros de la compañía en distintos rubros.

Como punto de partida, haciendo foco en el desarrollo y la proyección dentro de la empresa, se implementó un programa de rotaciones internas, que le ofrece la oportunidad al empleado de salir de su zona de confort, desempeñándose en una nueva área y adquiriendo conocimientos que complementen su expertise.

Además, en línea con la búsqueda del desarrollo personal, se abrieron cursos sobre presentaciones eficaces, autodesarrollo y cuestiones técnicas de distintas áreas, incluyendo jornadas de liderazgo, impartidas por representantes globales del grupo Generali. Bajo la premisa “Supervisión es Liderazgo”, se capacitaron a 15 ejecutivos de La Caja, quienes luego se encargarían de instruir a 400 empleados de distintos sectores.

Otra de las iniciativas fue la incorporación de desayunos con directivos, permitiéndoles a los empleados tener un contacto directo con la alta gerencia y así comprender el negocio en su totalidad, promoviendo la comunicación a lo largo y a través de toda la compañía.

Todo este trabajo es el producto de los insights obtenidos a partir de las encuestas de clima que se realizan cada dos años. Estos esfuerzos contribuyeron a que el total de los indicadores evolucionaran desde la última encuesta. Actualmente, La Caja tiene resultados que están por encima de la media de las empresas a nivel Argentina*, lo cual nos coloca en una posición de competitividad. Nos destacamos en los indicadores de compromiso, retención, cumplimiento de objetivos y diversidad.

Finalizamos el 2019 con un estudio de satisfacción del empleado que nos motiva a seguir creciendo en términos de management, manteniendo el nivel de compromiso y excelencia con cada uno de nuestros integrantes.

* Fuente: encuesta de clima desarrollada por Willis Tower Watson para La Caja