Talento & Empresa se contactó con especialistas en RR.HH. para conocer su opinión sobre distintos temas en debate en el sector. Responden Natalia Fernández Cánepa, Lucas Kalifon, Ana Meszaros, María Constanza Mich Salgado y Federico Wasinger.

Natalia Fernández Cánepa, HR Manager Argentina - Wunderman Thompson

Mi consideración es que la jornada laboral tal como la conocemos estaría entrando en un signo de interrogación, porque compite con las expectativas de nuestros talentos de tener diversos esquemas de contratación, trabajo flexible, remoto y por proyectos.  

Al mismo tiempo, las compañías necesitamos nutrirnos cada vez más de diversas capabilities para expandir nuestra plataforma de talento, especialidad y diferenciarnos en el mercado.

Dadas que las expectativas son personales y hay alta competencia por el talento, es probable que la jornada laboral se transforme en una jornada personalizada y a medida. Esto podría llevarnos a deconstruir conceptos como “equidad”, “seniority”, etc y por supuesto una revisión de la regulación del empleo.

En este contexto, los líderes de RRHH debemos acompañar al mercado para acelerar el cambio hacia culturas con esquemas de trabajo flexibles, ágiles, con procesos digitalizados, metodologías claras y objetivos medibles.

En WundermanThompson sabemos que para lograrlo hay que trabajar y construir una compañía unida, madura y transparente, por eso estamos enfocados en desarrollar lazos de confianza, a través de la escucha y el trabajo en equipo, asegurando que el compromiso y el logro sea siempre de ambas partes.

 

Lucas Kalifon, Consultor Senior - Robert Walters

Desde mi punto de vista, el mercado laboral tiende hacia la reducción de la jornada laboral semanal.

Al día de hoy, cumplimos un siglo donde la jornada laboral semanal promedio alcanza las 40 hs. Con tanto avance tecnológico, robótica, informática y automatización y optimización de procesos, hace sentido que las jornadas laborales sean menores, desde lo operativo.

Por el lado del comportamiento del personal, sea del área, industria y jerarquía que sea, también considero que hace sentido una reducción en las jornadas laborales dado que la tendencia es valorar positivamente el tiempo libre y hay múltiples estudios que demuestran su efectividad frente a la rotación no deseada, cuando se implementa Home Office o Jornada Reducida los Viernes.

Algunos países han implementado jornadas laborales inferiores a las 40 hs. - ya sea por trabajar un día menos por semana o jornadas diarias de 6 horas- y los resultados también han sido positivos, aunque hay que tener en cuenta que son mercados laborales avanzados (Alemania, Dinamarca, Países Bajos).

Expuesto lo anterior, considero que llevará tiempo, pero eventualmente tanto empleadores como empleados nos veremos beneficiados por un nuevo estilo de vida, donde poder desarrollar herramientas creativas, deportivas y ociosas que permitan que, en las horas de oficina, el foco sea mayor y por ende también la productividad.

 

 Ana Meszaros, Chief Talent Officer - Untold_

Hablar de jornada laboral tradicional resulta hoy un viejo paradigma. Ya no se trata de que cada colaborador tenga que cumplir con un horario de entrada y de salida, sino de que cada uno disponga de su tiempo de manera responsable y le permita alcanzar los objetivos. Hoy el mercado laboral valora este tipo de flexibilidad, y en este sentido nos plantea la necesidad de adoptar nuevas políticas internas para seguir siendo competitivos y atractivos para retener a los talentos.

                                                                         

 María Constanza Mich Salgado, Co-Founder - XimpleHR

La jornada laboral argentina es una de las más altas del mundo con 48 hs semanales. 

Independientemente de la diversidad de industrias y tipos de trabajo que existen en nuestro país, considero que el mercado laboral debería ajustarse mejor a las necesidades de los empleados. 

En algunos casos, la disminución de la carga laboral puede generar estrés porque los empleados tienen menos tiempo para realizar las tareas, y para otros colaboradores, una disminución puede resultar una motivación y esto se traduce en una mejora de la productividad. Un horario de trabajo no tiene por qué ajustarse a todos los empleados o a todas las posiciones. La clave consiste en saber cuánto tiempo toma cada tarea asignada, para no sobrecargar ni desaprovechar a un colaborador. 

Considero que el foco es la flexibilidad para así cambiar la perspectiva de un horario fijo, apuntando a un modelo que atienda a las necesidades de los trabajadores sin descuidar los requerimientos de los negocios. Debido al agotamiento físico y mental, las personas no pueden ser productivas con jornadas muy extensas. La flexibilidad laboral funciona tanto para empleado como a la organización, ya que permite utilizar de manera eficiente el tiempo de sus colaboradores. 

Dentro de la industria de Tecnología, en la cual nos especializamos, muchos de nuestros clientes optan por horarios flexibles, apuntan a un esquema mixto entre home office (trabajo remoto) y on site (en la oficina) y arman esquemas de trabajo por objetivos que ayudan a la productividad de los equipos.

 

Federico Wasinger, Gerente de Recursos Humanos - Food Service America S.A.

“Imaginate que tu jefe o jefa entra a la oficina y les dice que a partir de la semana que viene, ya no vienen más los días viernes. O, si no, que se retiran a las 3 de la tarde. Parece un sueño, ¿verdad? Pues bien, no está tan lejos de la realidad, al menos en algunas empresas.

Lo cierto es que ya existen países donde esta modalidad se aplica con distintos resultados y criticas dependiendo de quién lo mira. Ojo que no estoy proponiendo home office ni horarios flexibles, sino directamente trabajar menos horas en la semana. Países como Suecia, Bélgica, Francia, Alemania y los Países Bajos ya aplican esta modalidad, pero aun así las opiniones parecen ser divergentes en cuanto al análisis de los resultados finales.

En América Latina, Chile y Colombia debaten seriamente desde hace bastante tiempo este tema.  Chile tiene dos proyectos laborales en análisis. El sector empresarial advirtió sin embargo que menos horas laborales generará aumentos de los costos de las empresas y produciría desempleo y menores salarios.

 

Analizando un poco más en detalle, la implementación de una jornada laboral reducida está relacionada a la implementación exitosa de horarios flexibles y home office previos.  Supone una madurez grupal en cuanto al sentido de pertenencia de la organización, responsabilidad y la medición de los resultados. Adicionalmente, hay organizaciones donde los servicios o productos tienen un componente de innovación y creatividad tan importantes que los ambientes laborales deben adaptarse a que esa chispa se genere, sin importar dónde o cuando sucede.

Les paso un detalle de pros y contras para que se entretengan:

PROS

CONTRA

- Repercute positivamente en el clima laboral.

- Requiere reglas y políticas claras previas a su implementación.

- Supone una menor utilización de energía eléctrica, gastos de transporte, almuerzos y otros gastos relacionados.

- No aplica a todos los tipos de industrias por igual.

- Alienta a medir por resultados y no por horas trabajadas.

- Requiere definir, medir y controlar por indicadores de gestión y productividad que no siempre están disponibles.

- Es más fácil de implementar en empresas cuyo producto o servicio requiere aplicar la creatividad, imaginación e innovación.

- No aplica en empresas de mano de obra intensiva, puesto que supone menor producción manteniendo los costos fijos.

- En ocasiones favorece la contratación de más personas.

- Si bien la creencia supone que trabajar menos horas siempre favorece la contratación de más recursos humanos, en la realidad no sucede así (por ejemplo, en Francia).

- Las nuevas generaciones aceptan de agrado el beneficio. Les representa un incentivo muy importante de retención.

- En las organizaciones coexisten personas de diferentes generaciones donde no todos perciben de buen grado trabajar menos horas, ni sus beneficios. Acordar suele ser problemático.

- Una menor jornada laboral supone personas motivadas y descansadas siendo más creativas y productivas en sus horas laborales.

- Las personas ocupan sus horas de ocio realizando otras actividades que a menudo se incorporan en la rutina generando un cansancio aún mayor.

- Una menor jornada laboral supone una asignación de horas más favorable para cada trabajador.

- Una distribución flexible de horas disponible desalienta el trabajo entre grupos y equipos puesto que comparten menos tiempo juntos.