La pandemia aceleró la necesidad de desarrollo de software y tecnología en diversas industrias y la situación es de mucha demanda y poca oferta de profesionales para cubrirla

En este contexto, Argentina se encuentra en una situación privilegiada a la hora de generar talento en estas áreas. Según la Cámara Argentina de la Industria del Software (CESSI), los servicios basados en conocimiento son la tercera fuente de exportación del país, solo por debajo de los complejos oleaginosos y cerealeros. Entre 2010 y 2019 los ingresos de capitales extranjeros en este rubro crecieron un 56%, el empleo un 49% y la exportación al mercado de Estados Unidos un 48%. Destacan, además, la calidad de la formación universitaria y el hecho de que sea libre y gratuita. Hoy en día existen en el país más de 140 institutos públicos de formación en IT y las universidades se han constituido en auténticos polos de formación de empresas.

Cynthia Gelin, HRBP Manager de GlobalLogic Latinoamerica, señala que “a nivel regional los profesionales argentinos destacan, por un lado, por contar en general con un buen nivel de inglés, lo que facilita la interacción con clientes de todo el mundo y facilita la comunicación entre equipos trans-regionales. Por el otro, por tener compatibilidad de cultura laboral con los mercados en USA y Europa, lo que facilita mucho la exportación de conocimiento”.