Ezequiel Kieczkier es Socio Fundador de Olivia, junto con Alberto Bethke. Comenta sobre la necesidad de las organizaciones de cambar permanentemente, lo que los llevó a la creación de la Certificación de Transformación Cultural

Olivia es una consultora que nació en Buenos Aires hace diez años y hoy opera con oficinas en Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Perú, Colombia, México y Madrid y comenzó con un negocio principal que fue la transformación organizacional, particularmente la trasformación cultural y transformación digital. Hoy cuenta con tres unidades de negocios: una que es la de cambio y transformación cultural, la de innovación en la experiencia del cliente e innovación como proceso de transformación de las compañías, y la tercera es la de sostenibilidad. Para celebrar estos diez años y consolidar su experiencia, este año Olivia lanzó una Certificación Internacional en Transformación Cultural a través de Olivia Academy.

El driver de los procesos de transformación cultural es diverso: puede ser la transformación digital, o un proceso de fusión o adquisición, o un cambio de modelo de negocios.

"Esta certificación nace a partir de una lectura de las necesidades de nuestros clientes", expresa Ezequiel Kieczkier. "A partir de la pandemia se aceleraron una cantidad de tendencias y muchas tienen que ver con entender que el mundo está demandando gestionar cambios y transformaciones en períodos cada vez más cortos y frecuencias cada vez más rápidas, Por eso hay una demanda de hacer un insourcing de capacidades de cambio, adaptabilidad y transformación de cómo operamos en las organizaciones, de cómo cambiar el mindset para acompañar una economía cada vez más digital, más dinámica, más atravesada por crisis. Eso genera que la transformación ya no puede ser solamente tercerizada".

 

Los procesos de transformación cultural es como un viaje, y el viaje empieza desde la preparación del terreno y la preparación del equipo de liderazgo para diseñar una nueva cultura y para minimizar la resistencia que plantea ese proceso. "A veces la reacción es 'por qué vamos a cambiar si somos una compañía exitosa', y las dos grandes tensiones que plantea un proceso de transformación es por visión o por crisis", expone Kieczker. "O tenemos una crisis profunda o tenemos una visión de cambio importante porque vemos que el futuro es tan distinto que nosotros no podemos seguir comportándonos de la misma manera. Empieza entonces por facilitar esta discusión en el equipo de liderazgo, identificar qué vamos a cambiar, para qué vamos a cambiar y, sobre eso, diseñar una cultura asociada a ese proceso. De allí vamos al proceso de identificación de brechas, qué tenemos que sostener, qué tenemos que cambiar y cuáles son los espacios de mejora. Cómo diseñar un modelo cultural en forma integral y un mapa, una hoja de ruta de transformación, para llegar al lugar más complejo del proceso de transformación que es la apropiación de la cultura deseada, para que el cambio cultural no quede en el cuadrito de los valores de la compañía colgado en la pared. Poder medirlo y sostenerlo en el tiempo".

En cuanto a la metodología, la Certificación tiene una mirada hibrida, sincrónica y asincrónica. Así lo desarrolla Kieczkier:"Son 16 horas de sesiones sincrónicas, con instructores de primera categoría y la formación es 100% online, y una plataforma de e-learning donde hay entre 6 y 8 horas más de formación asincrónica con herramientas audiovisuales, guías de preparación de los encuentros, para los aspectos más teóricos, siendo los espacios sincrónicos de mucha práctica y con metodología de casos. Hay un contact center con un tutor que acompaña en el proceso. Al final hay una Certificación con examen y un trabajo incluido, que garantiza un sello de calidad para los profesionales que se dedican a procesos de transformación cultural".

 

La certificación está apuntada a líderes de transformación, HRBP, consultores en cambio e innovación, gerentes de gestión del cambio, agentes de cambio de la organización, consultores de transformación y project managers. La primera edición ha tenido muy buenos resultados y la segunda se anuncia para el 4 de noviembre y la información está en la página de Olivia. El arancel de la Certificación es de u$s 1000.

El proceso de aprendizaje no termina con la certificación sino que se abre luego "un espacio para transformar esto en una comunidad de cambio con charlas referenciales, otras propuestas formativas en el Olivia Academy y recursos y guías para seguir avanzando en esta que es una disciplina viva y de vanguardia" explica Kieczkier. "Un lugar de retroalimentación entre pares, donde se comparten mejores prácticas y las últimas tendencias. Queremos crear una red de gente que piensa y cree en lo mismo".

Olivia tiene planes de expansión a Estados Unidos, a otros países de Europa y a Asia y aspira a convertirse en una firma global y seguir sosteniendo la mirada de especialistas y de diferenciación.