Según los especialistas de Randstad son trabajo en equipo, comunicación, flexibilidad, capacidad de resolución y organización.

El conocimiento técnico se aprende, pero las habilidades blandas son más difíciles de incorporar. Por eso también muchas veces allí se pone el acento de las empresas en el momento de la búsqueda de recursos humanos. Los especialistas de Randstad han analizado cuáles son las más demandadas por las organizaciones y encontraron que son cinco: trabajo en equipo, comunicación, flexibilidad, capacidad de resolución y organización.

 

  1. Trabajo en equipo

Hoy las organizaciones poseen estructuras cada vez más planas y matriciales y dotaciones diversas y heterogéneas, por lo que la capacidad de trabajar en forma colaborativa resulta fundamental para cualquier posición.

 

  1. Habilidad de comunicación

Una comunicación efectiva resulta clave para poder tener un buen relacionamiento con jefes, colegas y colaboradores. Ser comunicativo implica tener la habilidad de escuchar, ser honesto, abierto, empático, respetuoso con el otro. Supone la capacidad de observar, comprender y relacionar ideas y poder expresarlas de manera clara y ordenada. También se relaciona con la capacidad de hablar en público y presentar ideas y proyectos frente a una audiencia.

 

  1. Flexibilidad y adaptación al cambio

Se buscan candidatos que puedan acomodarse a distintas situaciones y puestos de trabajo. La flexibilidad también se relaciona con la capacidad de integrarse de manera armónica en distintos equipos de trabajo y proyectos, que por definición son diversos, heterogéneos, multigeneracionales y multiculturales.

 

  1. Capacidad de resolución y creatividad

Se relaciona con la imaginación, la intuición y la innovación, con el animarse a plantear ideas frescas y novedosas que ayuden al crecimiento de una organización. Tanto la capacidad de resolución como la creatividad son cualidades que están en el ADN de los buenos líderes, esos que se destacan del resto y saben cómo guiar a su equipo y motivarlo para alcanzar ese plus que hace la diferencia.

 

  1. Organización y gestión del tiempo

Estos dos factores están asociados con valores como la responsabilidad y el compromiso, y se ven reflejados en actitudes y comportamientos como la puntualidad, la entrega a tiempo de tareas y el cumplimiento de los compromisos. Se trata de una competencia que influye particularmente en el funcionamiento general de la organización y adquiere mayor relevancia en un contexto en el que los ámbitos de trabajo abiertos y horizontales, así como la naturaleza multi-tasking del trabajo actual, pueden generar distracciones que alteren la performance de los colaboradores.