Por Myka Meier (Fast Company).

El mundo está cambiando a un ritmo vertiginoso en este momento y entre esos cambios se cuenta un gran aumento en el número de profesionales que utilizan herramientas de comunicaciones digitales para trabajar y hacer negocios desde casa.  El trabajo remoto asistido por tecnología ofrece muchos beneficios, pero la rápida transición a este modo también puede ser desorientador.  

Según un estudio de Messenger de 2019, el 75% de los encuestados dijeron que esperaban cierto grado de buenos modales o “etiqueta digital” al usar plataformas de mensajería. Con la investigación de Messenger en mente, aquí hay seis pautas para navegar por estos códigos tácitos en el contexto del teletrabajo.

CONOCE A TU AUDIENCIA

Las salas de chat a menudo son informales y, a veces, incluso lugares semi-anónimos, por lo que es natural querer relajarse en ellas. Sin embargo, debe resistir la tentación. Demasiadas bromas y comentarios casuales desviarán la conversación hacia temáticas inapropiadas para el lugar de trabajo. Tenga en cuenta quién está en su chat grupal antes de enviar un mensaje. Y recuerde que cualquier persona que se agregue al chat más tarde podrá leer lo que ha escrito.

NO DEJES COLGADOS A TUS COMPAÑEROS

Es típico que los compañeros de trabajo,  como todos los humanos, quieran saber si sus mensajes han sido recibidos. Según el estudio antes mencionado de Messenger, el 60% de los estadounidenses verifica si su último chat ha sido leído mientras esperan una respuesta. Si está ocupado en otro trabajo, envíe una respuesta rápida reconociendo que ha visto el mensaje y responderá completamente más tarde. Si encuentra que las notificaciones constantes distraen, informe a su equipo que se dirigirá a otra tarea o considere "silenciar" el chat.

MINIMIZA LA MULTI-MENSAJERÍA

Si su mensaje se recibe con silencio de radio, no es probable que enviar una lluvia de mensajes seguidos mejore la situación. A nadie le gusta volver a un montón de mensajes nuevos. Además, muchas personas creen que no deberían tener que hacerlo: el 37% de los encuestados globales consideraron que era una mala forma responder en exceso. La mensajería múltiple también puede ser contraproducente, ya que hace que sea más lento y potencialmente abrumador para un colega o colegas retomar el hilo nuevamente. ¿Un mejor enfoque? Guarde la mayor parte de sus pensamientos para cuando estén listos para responder en tiempo real.

SER  CONCISO EN LAS  COMUNICACIONES

La brevedad extrema  no es algo bueno, es frío y confuso. Sin embargo, en general, mantener sus comunicaciones cortas es una excelente manera de mantener la eficiencia y la profesionalidad, especialmente cuando un hilo de chat o correo electrónico involucra a un gran grupo de compañeros de trabajo. Si realmente tiene mucho que decir, cambie el contexto. Sugiera una llamada individual o de voz o video en Messenger, que le permiten incluir hasta ocho personas.

FIRME ENCENDIDO Y APAGADO CON RESPECTO AL CLIMA ACTUAL

Dependiendo de su relación con la persona a la que se dirige, una apertura y cierre informal en un correo puede ser perfectamente apropiado. Para la correspondencia más formal, intente "Buenos días / tarde / noche" como introducción segura y finalice su nota con "Saludos cordiales". En el clima actual, "Espero que se encuentre bien" también es una opción aceptable.

MENSAJES DE PRUEBA

Nos guste o no, la forma en que se comunica determina la forma en que las personas piensan en usted y, por extensión, lo que sea que intente lograr. Tenga en cuenta que el 38% de los estadounidenses encuestados estuvo de acuerdo en que las respuestas mal escritas dejan una mala impresión, y comprenderá por qué vale la pena pasar un par de segundos adicionales para revisar un mensaje antes de hacer clic en Enviar. ¿Se está expresando claramente? ¿Se ha tomado un momento para revisar su gramática, ortografía y puntuación? Si es así, está demostrando respeto por el tiempo y la inteligencia de la persona con la que está hablando, de eso se trata la etiqueta, ya sea en línea o IRL.

 

 

Acceda al artículo completo aquí