En esta entrevista, Mara Schmitman, CEO de Schmitman HR, nos cuenta sobre la problemática que atraviesan algunas empresas de tecnología a la hora de cubrir los empleos que ofertan y plantea que la capacitación es clave para poder sortear este problema.

La mayoría de las empresas de tecnología tienen inconvenientes para cubrir los puestos que ofertan a causa de que los candidatos no tienen los conocimientos, capacidades y actitudes profesionales necesarias. La falta de coincidencia entre las capacidades profesionales de los candidatos y aquellas que demandan las organizaciones puede explicarse, según Schmitman, por varias razones. Una de ellas es que, muchas veces, las empresas tienen dificultades para delinear correctamente el perfil que necesitan, algo que también tiene que ver con que, en tecnología, los tiempos son rápidos y obligan, en ocasiones, a que no se puedan desarrollar estrategias de contratación adecuadas.

Para Schmitman, también sucede que muchos candidatos, si bien tienen los conocimientos técnicos que el puesto requiere, carecen de habilidades blandas, y son incapaces de, por ejemplo, mantener conversaciones entretenidas, presentarse con desenvolvimiento, ser empáticos, llevar adelante negociaciones o de saber gestionar su tiempo en el trabajo. En este sentido, es fundamental que no solo los planes de estudio se enfoquen en las habilidades blandas, sino también que las empresas capaciten a los candidatos para que desarrollen las destrezas requeridas.


¿Cuáles son las nuevas metodologías que se utilizan en capacitación? ¿Qué lugar tiene el aula en este contexto?

MARA SCHMITMAN: En las empresas, las metodologías más modernas que se están utilizando tienen que ver con las ágiles. Además, las capacitaciones son mucho más inmersivas que antes. Esto significa que se pone en práctica la teoría, lo que implica que los colaboradores “aprenden haciendo”.


¿Cuáles son los aspectos más necesarios en la empresa a la hora de capacitar a los empleados? ¿Tecnología, habilidades blandas, liderazgo, creatividad?

SCHMITMAN: Primero, es fundamental hacer un buen diagnóstico con respecto a cuáles son las capacitaciones que necesitan los colaboradores para desarrollar determinadas habilidades. Este tema es crucial porque, en líneas generales, las organizaciones tienden a elegir propuestas porque están de moda, y no porque sus talentos las necesitan. Así es como la preparación estratégica para cada capacitación es lo más importante, aunque esto no se ve reflejado en la realidad. Respecto a qué tipo de habilidades necesitan desarrollar hoy, en líneas generales, los colaboradores, podemos hablar que predominan las iniciativas para los mandos medios, es decir, con foco en liderazgo, trabajo sobre empatía, gestión del tiempo, creatividad, tolerancia a la frustración, desarrollo de la destreza para trabajar con equipos diversos, cómo resolver problemas de forma diferente.


¿Qué se necesita en la conformación de los equipos y en los liderazgos para sacar el mayor provecho posible de la capacitación?

SCHMITMAN: Es clave que estos equipos estén bien armados, esto es, que puedan trabajar desde el inicio, en la fase de reclutamiento, para contratar perfiles adecuados, tanto en sus capacidades técnicas como blandas. Luego, hay que elaborar el diagnóstico para poder desarrollar las habilidades necesarias. Además, las capacitaciones deben ser modulares, por equipo, y según necesidades específicas.