La digitalización de la Gestión de Recursos Humanos no se refiere sólo al uso de determinados aparatos o la automatización de procesos, sino que implica fundamentalmente un cambio cultural.

Para lograr el éxito en el proceso de transformación digital de Recursos Humanos, Workia, empresa dedicada a transformar la gestión del mundo digital de HR, recomienda seguir los siguientes 6 puntos clave: 

  1. Visión Compartida: generar una visión compartida de prioridades para definir un único y consistente plan de trabajo, entendido como un proyecto compañía-holding, con los respectivos agentes de cambio y garantes, y el involucramiento de las máximas autoridades para darle todo el respaldo político.

 

  1. Cambio cultural y tecnológico: entender que el proceso de transformación digital de RR.HH. no se trata de incluir “aparatos”, “tecnificar las empresas” o “robotizarlas”. Es, esencialmente, un cambio cultural que apunta a mejorar el pensamiento estratégico, entendiendo cómo la tecnología transforma a los colaboradores, clientes y consumidores generando nuevos oportunidades y cambios de paradigma.

 

  1. Cultura de Medición: hay que generar KPIs que nos permitan medir el impacto y nivel de transformación digital concreta lograda.  Entender que cada empresa y cada estrategia de transformación digital y área de RR.HH. en particular, es única. No hay una regla única para la definición de estos KPIs, su elección debe estar basada en la estrategia y resultados finales que buscamos.

 

  1. Implementación integral base: lograr que en cada nivel de procesos de Recursos Humanos se incluya una cierta implementación base de módulos por iteración, que sea incremental, pero que den cierto nivel de integración, cruzando procesos y generando una adopción base irreversible.  Por eso, es importante la elección de un producto de calidad.

 

  1. Estandarización y definiciones funcionales de RRHH: es importante definir y unificar las políticas y prácticas de Recursos Humanos a nivel empresa o grupo, antes de implementar la tecnología.

 

  1. Metodología, roles y exclusividad: en base a la metodología de implementación y en función de la complejidad que implica incorporar tecnología y generar un cambio cultural, se deben asignar roles (algunos compartidos con las actuales funciones de los involucrados) que permitan sostener un sólido plan de trabajo.

Enumerados estos aspectos, vale la pena destacar que, según Alfredo Terlizzi, CEO de Workia: “La obsolescencia tecnológica, en realidad no termina siendo tecnológica, sino cultural, con lo cual impacta en los resultados generales del negocio, siendo la tecnología el driver para lograr más y mejores resultados”.  Por ende, es tan importante la elección de una herramienta de calidad que permita generar más productividad y valor agregado a los procesos de RR.HH., como el proceso de cambio cultural y de implementación en sí mismo. “Dichos factores inciden en un 100% de responsabilidad al éxito del proceso de transformación digital como parte de una misma visión sistémica”, concluye el vocero.