Los datos alertan acerca de una profundización de las desigualdades de género entre las mujeres que debieron resignar horas laborales y proyectos para asumir mayores tareas domésticas y de cuidado en comparación a los varones.

En el marco de las consecuencias en torno a las trayectorias laborales y el COVID 19, Bridge The Gap, hub de soluciones en género y diversidad, se encuentra realizando una nueva investigación con el fin de indagar y medir el impacto de la pandemia en los hogares y las trayectorias laborales en el último año.

La encuesta se centra en cuatro ejes principales: el impacto en las trayectorias laborales y la economía de los hogares; la distribución de tareas; el impacto en la salud psicofísica y la adaptación de los entornos laborales al nuevo contexto, percepciones y medidas tomadas por las organizaciones.

Los primeros resultados arrojados por este estudio indican que de las personas que tuvieron que reducir su horario laboral, el 66% tiene hijos/as. Esto acentúa aún más las desigualdades de género en el caso de las mujeres quienes, identificaron que transitaron un año complejo, con altas exigencias y aumento de tareas, donde resignaron horas laborales para asumir más responsabilidades domésticas.

“Sabemos que el Covid19 ha afectado a todas las personas, y también sabemos a esta altura que particularmente afecta más a las mujeres y minorías. En el mundo se habla de retrocesos de 10 años en cuanto a puntos de inserción laboral. Por eso quisimos ver exactamente de qué estamos hablando en Argentina en cuanto a nuevas brechas. Tengamos en cuenta que históricamente son las mujeres las que sostienen las crisis en la historia de la humanidad, es decir, también esto ha sucedido repetitivamente en la historia. Pero,además, sumemos el hecho de que la capacidad de recuperación de esas crisis a posteriori es también más lenta.", mencionó Cintia González Oviedo, CEO de Bridge The Gap.

Motivos por los que se resignaron horas y proyectos laborales

El 66% de las personas que redujeron horas laborales tienen hijos/as, de las cuales casi el 88% son mujeres que debieron resignar o postergar horas de trabajo u oportunidades para: el 46,5% indicó que tuvo que asumir más responsabilidades domésticas, mientras que el 39,5% asumió más responsabilidades de cuidado, y el 32.5% lo hizo para acompañar a sus hijos en su escolaridad. Por otra parte,  solo el 25,5% lo hizo por miedo al contagio.

Teletrabajo y desarrollo personal

Al consultar sobre las dificultades laborales en pandemia, el 43,9% indicó a las numerosas reuniones diarias por el teletrabajo como la principal; mientras que el 36,1% relacionó las dificultades con que la organización no les proveyó de insumos para desempeñar el trabajo; y el mismo porcentaje (36,1%) con jefes/as que no respetan los horarios de descanso.

Un dato relevante es que el 37% de las mujeres identificaron la falta de adecuación de la jornada laboral a las responsabilidades familiares, frente al 23% de los varones. Un 35% indicó la falta de adecuación de las jornadas laborales a las nuevas responsabilidades.

Medidas tomadas por las empresas

Luego de analizar estas respuestas se evidencia que, si bien la pandemia impactó en todos los hogares argentinos, determinadas variables como la conformación del hogar, el empleo estable y las características de la actitud adoptada por las organizaciones amplificó el impacto.

Solamente 4 de cada 10 empresas que pasaron a teletrabajo no realizaron ningún cambio, a pesar de la digitalización de las reuniones de trabajo y de la interrupción de la presencialidad.

En las empresas que tomaron medidas, estas se focalizaron en su mayoría en la salud mental y la conciliación.

Para poder evaluar si las empresas tomaron medidas y brindaron las herramientas necesarias para las personas que trabajan desde su casa, el 40,8% de los encuestados dice que no se tomó ninguna medida, mientras que el 24,6% indicó que se tomaron medidas de promoción de la salud mental y, apenas un 13,3% afirmó que contó con medios de atención específica para casos de violencia doméstica.

Estos resultados corresponden al primer corte de una encuesta online para la República Argentina, que a la fecha se encuentra abierta, y ha alcanzado a 500 personas mayores de 18 años. La investigación cuenta con el apoyo del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS), Publicitarias y la Cámara de Comercio LGBT Argentina (CCGLAR).