Se trata de la investigación Getting to Equal 2019, en la que participaron más de 18.000 personas, incluyendo 150 ejecutivos de C-suite.

La investigación toma como base la edición del 2018 que identificó 40 factores del entorno laboral que contribuyen a una cultura de igualdad. En Argentina, 700 personas participaron de la encuesta.

Según el estudio, el 95% de los ejecutivos concuerdan en la importancia de la innovación continua para mantener la competitividad y la viabilidad comercial.  Además, se identificó a la cultura de igualdad como uno de los principales propulsores de la mentalidad de innovación, por encima de otros factores que diferencian a las organizaciones, como la industria, el país o la demografía de la fuerza laboral.

"Acelerar la igualdad en el lugar de trabajo nunca ha sido más crítico para impulsar la innovación. Si las personas tienen un sentimiento de pertenencia y son valoradas por sus contribuciones, perspectivas y circunstancias únicas, es más probable que avancen y se sientan capaces de innovar", afirmó Alejandra Ferraro, directora ejecutiva de Recursos Humanos para Latinoamérica de Accenture

Un entorno de empoderamiento es el más importante de las tres categorías que promueven una cultura de igualdad y consta de seis elementos: propósito, autonomía, recursos, inspiración, colaboración y experimentación. Cuanto más empoderamiento del entorno laboral, mayor será la puntuación de mentalidad de innovación.

 Lea el informe completo aquí.